Mediterranean Surf

(+34) 960 726 760 / 655 014 250

Estilo vs competición

Mediterranean Surf School

Manu Delgado (Panu) es gran amigo y hermano de Mediterranean Surf School mucho antes de que Medi existiera como tal. Friki reconocido del surfing y de toda la cultura que lo envuelve. Es por ello, que le hemos pedido que abra esta sección y nos cuente su punto de vista sobre el estilo y el surfing. A continuación, su aportación como Local Hero. Enjoy!

SURF, ESTILO Y SU DIVORCIO CON EL SURF DE COMPETICIÓN

Que complicado es definir estilo en el surfing, cada uno de los que practicamos este deporte tenemos un sello especial, un “savoir faire” particular repleto de tics característicos y personales. Aun así es fácil admirar cuando dicho estilo personal es algo excepcional. Como en todos los deportes habrán surfistas que trabajarán duro para pulir su estilo, mientras que otros habrán nacido con este preciado “don”.

Muchos nombres han moldeado lo que hoy consideramos un surfing “estiloso”: Los inmortales Gerry Lopez y Tom Curren , Stephanie Gilmore, Bruce Irons, Rob Machado, Joel Parkinson o el talentoso Dave Rastovich entre muchos otros. Su manera de surfear ha marcado a miles de otros surfistas que a día de hoy nos deleitan con su gracia sobre la tabla; gente como Craig Anderson, Oscar Langburne, Mickey February, Naomi Kobayashi o Tosh Tudor (hijo de otro de los ayatolás del estilo). Su suavidad no exenta de potencia, sus transiciones entre maniobras, sus atractivos “stances” o su serenidad y compenetración con la ola son simplemente, únicas. Y eso se ve, se admira, y en la humilde opinión del que escribe estas líneas debería de premiarse muchísimo más.

El ex surfista profesional y cuatro veces campeón mundial Mark Richards dijo una vez: «El estilo es una extensión natural de quién eres como persona». Con esa lógica, una persona con mala leche surfearía con un estilo agresivo y contundente mientras que un individuo manso y tranquilo se deslizará con suavidad y delicadeza.

Luego, como en todo en la vida, tendremos excepciones. Es curioso encontrarse con Dane Reynolds por la plaza de Hossegor y pensar que además de una incipiente “talega” parece más tranquilo que un labrador sedado, pero, ¡ay amigo! cuanto cambia la cosa en el momento que se enfunda el neopreno y destroza la ola sin piedad alguna.

Hay expertos como Dane, en surfear una ola pacífica a simple vista con agresividad y radicalidad, esa ola que no parecía gran cosa pero que acaba con más agua en el aire a consecuencia de 4 hachazos del propio surfista que por el propio océano. Luego tenemos (y he de decir que estos son mi debilidad) aquellos que son capaces de surfear una ola potente, agresiva y con mala hostia con gracia, temple y delicadeza. Prueba de ello sería esta ola de Ando con un 5´4” bajo los pies hace un par de años en Kandui.

Todo esto me lleva a una de mis reflexiones más recurrentes: Si el surf es una expresión estética del carácter, y el estilo es la base, entonces ¿por qué no es un factor más importante en los criterios de evaluación de la WSL? 

Según la web de la WSL esto es lo que valoran los jueces:
-Compromiso y grado de dificultad. 
-Maniobras innovadoras y progresivas
-Combinación de grandes maniobras
-Variedad de maniobras
-Velocidad, potencia y “FLOW”

Como podéis observar el estilo queda fuera de la lista, y eso amigos, es un tremendo error. A los ojos de los jueces el estilo de un surfista parece ser menos importante que la sustancia y el grado de dificultad en las maniobras. Quizás lo más cercano a valorar el estilo es la valoración del FLOW, la fluidez entre maniobras del competidor, pero que siendo realistas no es exactamente lo mismo, ya que alguien puede “fluir” con un estilo feo… ¿verdad?

Sería capaz Adriano de Souza de surfear Cloudbreak como el estilo de mi adorado Torren Martyn?

El estilo no es un indicador directo de la habilidad o la selección de olas… es algo extra. Y aunque algunos “frikis” del surf lo valoremos por encima de otros ítems, no se reconoce en una escala de calificación del cero al diez. 

Hace poco Joel Tudor escribía en su Instagram que los “stances” se están ensanchando año tras año en la WSL, y como consecuencia el estilo es más y más feo. Tudor se encuentra entre los mayores defensores del estilo en el surfing y es por ello que ha creado el DUCTAPE INVITATIONAL TOUR, un formato circuito de surf donde lo que más se valora es el estilo de los participantes. Es evidente que ver a Italo Ferreira volar es espectacular, pero también es verdad que su lenguaje corporal pierde ese estilo propio del surf pareciéndose más a algún tipo de gimnasia acrobática.

Para aquellos que piensen que es difícil mantener el estilo en los aéreos aquí tienen una muestra de lo que es capaz Curren Caples.

Un último apunte sería valorar si hay que puntuar alto un aéreo que no ha tenido una recepción limpia, o un “doublé grab”. Eminencias como los hermanos Fletcher siempre han criticado que en surf se permita usar el infame double grab o que cuenten un aéreo como completo si tanto tu espalda como brazos han tocado el agua en la recepción.

Consideráis este aéreo del Ke11y una maniobra completa o una aberración?

Aunque no está hablando de surf, ni probablemente sabía mucho sobre el deporte, el fallecido Charles Bukowski escribió una vez un verso que parece inquietantemente aplicable:

“El estilo es la respuesta a todo. Una nueva forma de acercarse a algo aburrido o peligroso. Hacer algo aburrido con estilo es preferible a hacer algo peligroso sin él. Hacer algo peligroso con estilo es lo que yo llamo arte «.

Lástima que Bukowski no surfeara.

Puedes descargar el post completo aquí

Compártelo en

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar